domingo, 1 de febrero de 2009

¡Abajo ese cuello!

Todos hemos crecido viendo la familiar imagen de Brachiosaurus con el cuello elevado de manera muy elegante para poder llegar a las copas de los árboles, y tiene sentido, ¿no? un cuello largo debería servir para llegar muy alto.


Bueno, pues la gente que se ha dedicado a estudiar la estructura del cuello de los Saurópodos en general y de Brachiosaurus en particular suele llegar a la conclusión de que el cuello partía recto desde los hombros, y si bien el ángulo que tomaba el cuello no está del todo claro, parece que en general sería bastante horizontal, y por tanto implicaría una forma de alimentación y un estilo de vida diferente al que estamos acostumbrados a imaginar.


Con esto en mente, y un rato muerto para trastear con el ordenador, acabó surgiendo este boceto de Brachiosaurus que aquí os presento:
Un animal peculiar, sin duda...

3 comentarios:

Somosaguas dijo...

Pues sí, este tema me es muy querido, pues empecé a discutirlo con Pepelu a principios de los 90 (ver apéndice en el libro "Paleontología: principios y métodos" de López y Truyols 1994, Ed. Síntesis). Y Javier Elez hizo un excelente trabajo de curso sobre el tema, que publicó en 1998 en el I Congreso de Estudiantes de Ciencias de la Tierra... Luego Martin, Martin-Rolland y Frey (1998) llegaron a a la misma conclusión que nosotros, que es la que comentas: los cuellos de saurópodos son vigas, no grúas.

Pak dijo...

Asi es, poco a poco los estudios funcionales van ganando adeptos y se abandonan las ideas "inerciales" que llevan tanto tiempo "encostradas"...
Un saludo!

mbofarull dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.